Guaridas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No recorran esta habitación, esta ciudad cercada,

huelan sólo la fragancia del espino.

Habitación 413, Rocío Cerón

 

Cuerpo y habitación, intimidad. Las máscaras, la piel, los objetos, las luces dibujan un espacio, una identidad, los cuales son expuestos en las fotografías de Leonardo Eguiluz.

La intimidad se constituye por lo propio, lo próximo, lo que nos define, el espacio que se configura a partir de la pertenencia, nos posee y lo poseemos; nos apropiamos de los objetos, colores, formas, del escenario donde somos protagonistas; la intimidad es el espacio personal sustraído de la mirada, el fotógrafo la transgrede, deconstruye la esencia de las personas para exhibirla a la lectura e interpretación de los otros.

El espacio íntimo es referente de lo social y lugar de construcción de lo afectivo: ropa, paredes, zapatos, libros, memorias de viajes, fotografías, artefactos, colores, grafitis, adornos, formas de mirar y concebir el mundo; también es el lugar de las ilusiones, el lecho donde se duerme, se sueña, se llora, se ama, donde se está solo con el espejo y el reflejo de nuestra imagen.

La habitación es metáfora de lo que somos: colores, muebles, animales, clavos, cuadros, peluches, revistas, películas; espacio prolongado, refugio donde podemos ser en soledad, animación en la que se advierten también nuestras continuidades y rupturas ideológicas, donde se construyen los afectos, se concreta la vida personal, sexual, erótica. La casa como refugio: cueva, guarida, consuelo al ruido normal de los días que pasan.

El cuerpo como centro de toda actividad individual y colectiva, unidad de análisis simbólica y física, punto de encuentro del dolor y del placer, de la existencia, instrumento y metáfora, carne, piel y representación. Imaginario social. A través del cuerpo percibimos y nos manifestamos ante el mundo, ante los otros. La existencia es corporal. Cuerpos y máscaras que esconden y muestran, funcionan como extensión de lo que somos, animales míticos y reales, adornan y ocultan el rostro de quien hace pública su intimidad. Las máscaras visten la desnudez, exhiben la intimidad.

Guaridases una serie de retratos que, como proyecto cultural, parte de la idea de documentar visualmente los espacios más esenciales de 20 mexicanos: sus habitaciones. Intimidad marcada por el espacio físico y, sobre todo por la desnudez, la exhibición del cuerpo como otra morada.

Piel, paredes, ventanas, objetos, camas, ventanas y máscaras forman parte de las construcciones simbólicas de quienes posaron para la cámara de Leonardo Eguiluz, quien con esta exposición continua una serie de trabajos que lo han llevado a varios países, mostrando con su cámara la diversidad de la sociedad y de lo que somos.

Mtro. Fernando Martínez

Estas imágenes fueron presentadas en Leipzig Alemania, en la exposición colectiva de Otredades.